MercoPress, in English

Domingo, 15 de julio de 2018 - 19:19 UTC

Brasil comenzó a extraer petróleo del nuevo megacampo Tupi

Domingo, 3 de mayo de 2009 - 10:34 UTC

El presidente Luiz Lula da Silva afirmó que se abrió una “nueva era” y una “segunda independencia de Brasil”, al celebrar la primera extracción de petróleo leve de los gigantescos yacimientos petroleros submarinos ubicados en la Cuenca de Santos.

La compañía petrolera estatal brasileña Petrobras extrajo con éxito ayer el primer barril de crudo del megacampo petrolero de Tupí, ubicado a 6.000 metros de profundidad, frente a las costas del estado de San Pablo, informó la agencia Ansa.

La ceremonia realizada el viernes por la noche en Río de Janeiro, en la sede de Petrobras, fue encabezada por el presidente Lula da Silva, quien anunció que el gobierno cambiará su política petrolera pero respetará los contratos existentes, frente a los descubrimientos de 2007 en la llamada capa geológica pre sal submarina.

"Comienza una nueva era para Brasil, una segunda independencia. Con este petróleo Brasil gana más respetabilidad en el mundo", festejó el presidente Lula.

Las reservas del campo de Tupí están estimadas en el equivalente a entre 5.000 y 8.000 millones de barriles de crudo y con el resto de los campos aún en exploración Brasil puede convertirse en uno de los diez mayores productores mundiales de petróleo.

El presidente Lula anunció también que Petrobras, empresa de capital abierto que cotiza en la Bolsa de Nueva York, deberá ceder terreno ante el inminente cambio de la legislación petrolera.

"Petrobras tiene que saber que no es más que Brasil, sino que Brasil es más que Petrobras y que Brasil creó Petrobras", al recordar al fundador de la empresa en 1953, el entonces presidente Getulio Vargas. Pero compensó al afirmar que con estos descubrimientos Petrobras se consolida como la primera en el mundo en exploración petrolera de aguas profundas.

Lula adelantó que espera de forma "urgente" el nuevo marco regulatorio de los megayacimientos submarinos de la Cuenca de Santos por parte de una comisión encabezada por la ministra jefa de la Casa Civil, Dilma Rousseff, y el ministro de Minas y Energía, Edison Lobao.

"No existe país en el mundo que no haya cambiado sus reglas luego de grandes hallazgos de petróleo", recordó Lula, quien por otra parte garantizó que se respetarán los contratos existentes.

El gobierno debate si crea un ente estatal que comparta las ganancias de la producción de crudo y de gas de las empresas que exploten los campos de la Cuenca de Santos.

Categorías: Economía, Brasil.