MercoPress, in English

Sábado, 21 de abril de 2018 - 11:43 UTC

Obama: “No estamos en guerra contra el islam”

Martes, 7 de abril de 2009 - 07:35 UTC

El presidente Barack Obama lanzó ayer un mensaje de reconciliación  en el Parlamento turco, que supone una nueva etapa en las relaciones entre Washington y el mundo musulmán.

En su primera visita como mandatario a un país de mayoría musulmana, Obama resaltó el papel de Turquía como aliado de Estados Unidos y dejó en claro que grupos terroristas como Al-Qaeda no representan a la amplia mayoría de los musulmanes. "La relación de Estados Unidos con los musulmanes no puede y no estará sometida ni condicionada a nuestra oposición a Al-Qaeda", afirmó Obama, que, sin embargo, no pronunció el gran discurso sobre el mundo islámico anunciado desde hace tiempo.

"Escucharemos cuidadosamente, resolveremos malentendidos y buscaremos el terreno común; seremos respetuosos aunque no estemos de acuerdo, y transmitiremos nuestra profunda apreciación por la fe musulmana", dijo el presidente estadounidense ante los parlamentarios turcos.

Diálogo con Armenia

Tras reunirse con el presidente turco, Abdullah Gül, Obama se refirió también en Ankara a la disputa que mantienen vigente Turquía y Armenia desde las matanzas de armenios por los turcos otomanos en 1915. "La mejor manera de avanzar es un proceso que ataje el pasado de manera honesta, abierta y constructiva", señaló el mandatario estadounidense.En enero de 2008, Obama mencionó el conflicto turco-armenio en una declaración en su página web de campaña preelectoral, que no fue bien recibida en Ankara. "El genocidio armenio no es una acusación, una opinión personal ni un punto de vista, sino un hecho ampliamente documentado y apoyado por la evidencia histórica", dijo entonces.

Ayer evitó pronunciar el término "genocidio", aunque mantuvo sus declaraciones del año pasado: "Mis opiniones son conocidas, y yo no he cambiado de opinión [?], pero no quiero centrarme ahora en mis opiniones, sino en las de los pueblos turco y armenio. Y si pueden avanzar, todo el mundo debe alentarlos".

Según diversas fuentes históricas, 1,5 millones de armenios murieron en 1915 a manos del Imperio Otomano. Turquía alega en su defensa que la cifra de muertos es menor y que también hubo víctimas turcas en el conflicto.

Mejores relaciones

Las relaciones entre Turquía y Armenia han mejorado desde que el presidente turco viajó a Ereván en septiembre del año pasado, para presenciar un partido de fútbol entre las selecciones de ambos países.

Tras su visita a Ankara, Obama se trasladó a Estambul para asistir a una recepción de los participantes de la Alianza de Civilizaciones. Con la presencia de la ministra de Relaciones Exteriores de Suiza, Micheline Calmy-Rey, el presidente estadounidense aprovechó para mantener un encuentro con los cancilleres de Turquía y Armenia, Ali Bacacan y Eduard Nalbandian, respectivamente. Obama los instó a llegar a un entendimiento "lo antes posible" para normalizar sus relaciones, según informaron fuentes diplomáticas norteamericanas.

Previamente, Obama había hecho otro guiño al gobierno turco, al reiterar en el Parlamento su "firme apoyo" al ingreso de Turquía en la Unión Europea, una iniciativa que, a su juicio, "ampliaría y fortalecería los cimientos europeos". Anteayer, Francia y Alemania habían expresaron una vez más su rechazo a incluir a Turquía en el seno de la UE.

Las negociaciones para la entrada de Turquía en la UE comenzaron en 2005, pero hasta ahora sólo se ha tratado una decena de los 35 capítulos que comprende el proceso de ingreso. Turquía - país que ya es socio de la OTAN - genera suspicacias en algunos miembros de la Unión Europea, que consideran demasiado escasos sus avances en el ámbito del respeto a los derechos humanos.

La visita de Obama a Turquía supone una sensible mejora en las relaciones bilaterales, muy maltrechas durante los ocho años de gobierno de George W. Bush. El Parlamento turco negó su apoyo a Washington durante la última guerra de Irak.

Aunque Obama no ahorró elogios hacia Ankara, no rectificó su posición sobre el conflicto con Armenia. Sin embargo, a cambio, les transmitió a sus interlocutores turcos que Estados Unidos sigue considerando al ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) una organización terrorista. (Agencias AP, DPA, AFP y EFE)

Categorías: Política, Estados Unidos.