MercoPress, in English

Martes, 23 de enero de 2018 - 13:40 UTC

El G-20 acordó un millonario paquete de estímulo y controles fiscales

Viernes, 3 de abril de 2009 - 02:05 UTC

Los líderes del G20 adoptaron en Londres un ambicioso plan que inyecta un billón de dólares a la colapsada economía mundial y regula los paraísos fiscales, imponiendo también restricciones a los salarios y bonificaciones de los banqueros.

El G20 acordó un "conjunto imprecedente" de "medidas atrevidas" contra la recesión, que constituyen un "giro histórico", declaró el presidente estadounidense, Barack Obama, tras el cierre de la cumbre para combatir la recesión, que ha creado millones de desocupados en el mundo.

Según el acuerdo del G20, el billón de dólares será inyectado a la economía mundial a través del Fondo Monetario Internacional (FMI) y otras instituciones multilaterales, anunció el primer ministro británico, Gordon Brown, anfitrión de la cumbre más importante de las últimas décadas.

De aquí a fines del 2010, el G20 habrá inyectado, con los planes de estímulo fiscal en curso, un total de cinco billones de dólares para apuntalar la economía, agregó Brown, afirmando que esa suma "no tiene precedentes en la historia".

El G20 aportará 500.000 millones de dólares de fondos suplementarios al FMI, triplicando su capital, 250.000 millones de dólares para financiar el comercio internacional, y 250.000 millones de dólares para una facilidad de giro del FMI destinada a ayudar a sus países miembros, explicó Brown.

También aprobó 100.000 millones de dólares para los bancos de desarrollo que prestan a los países más pobres.

El acuerdo del G20 prevé asimismo que el FMI venda su oro -evaluado en 6.000 millones de dólares- para ayudar a los países pobres, anunció el primer ministro británico, que aseguró que todas las medidas incluidas en este "histórico" acuerdo permitirán crear millones de empleos en el mundo.

El director general del FMI, Dominique Strauss-Kahn, consideró que los anuncios realizados por la cumbre del G20 representan "el mayor plan conjunto de reactivación jamás anunciado".

"Un nuevo orden internacional está emergiendo", declaró, optimista, el jefe del Gobierno británico, al resumir los alcances de la reunión de los líderes de las economías industrializadas y las principales potencias emergentes, entre ellas Brasil, México y Argentina.

"El consenso de Washington acabó", se congratuló, en referencia a los principios neoliberales que rigieron la economía mundial en los años 90.

En una tentativa de legitimar al FMI, desprestigiado por esas políticas que según muchos de sus críticos condujeron a la hecatombe actual, el G20 decidió que de hoy en adelante los directores de esa institución y del Banco Mundial serán designados por sus méritos y ya no por el acuerdo tácito que atribuía la jefatura del primero a un europeo y la del segundo a un estadounidense.

La imposición de sanciones a los paraísos fiscales que rehúsen comunicar información sobre presuntos evasores fiscales, aprobada por el G20, fue uno de los temas más conflictivos en la cumbre, indicaron fuentes diplomáticas, que aludieron principalmente a la oposición de China, debido a los territorios de Hong Kong y Macao, bajo su jurisdicción.

El presidente francés, Nicolas Sarkozy, anunció al término de la cumbre que la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) publicará en las próximas horas una nueva lista de los países y territorios considerados paraísos fiscales.

Como reclamaba la mayoría de la opinión pública mundial, el G20 se pronunció en favor de imponer restricciones a las jugosas primas recibidas por los banqueros, que no serán en adelante premiados por tomar riesgos a corto plazo, recalcó Brown.

El comunicado final de la cumbre acordó limitar esas bonificaciones, al día siguiente que las calles de Londres fueron escenario de violentas protestas contra los banqueros, que dejaron más de 80 arrestos y un hombre muerto de causas aún desconocidas.

En dicho texto, el G20 hizo referencia a los fondos solicitados por México al FMI: "Apoyamos la decisión de México de buscar un acuerdo de la Línea de Crédito Flexible (del FMI)", dijo el comunicado, en referencia al pedido que hizo el se país de financiamiento por 47.000 millones, para "blindar" su economía.

El G20 se comprometió también a "actuar con urgencia" para concluir la ronda de Doha para la liberalización del comercio mundial.

Una tercera cumbre del G20 tendrá lugar tras la próxima Asamblea General de Naciones Unidas, en septiembre próximo en Nueva York, anunció el presidente francés.

El acuerdo logrado por la cumbre del G20 - que según la canciller alemana, Angela Merkel, constituye "un compromiso histórico para una crisis excepcional" - fue saludado por las bolsas de Europa y América que se dispararon después de que Gordon Brown anunciara los puntos principales del plan para estimular la economía mundial.

Categorías: Economía, Internacional.