MercoPress, in English

Domingo, 16 de diciembre de 2018 - 02:24 UTC

El Papa le exige al obispo Williamson que revierta su negación del Holocausto

Miércoles, 4 de febrero de 2009 - 19:35 UTC

El Papa Benedicto XVI le exigió hoy al obispo lefebvriano Richard Williamson que retire sus declaraciones en las que niega el Holocausto, como condición para retornar a la Iglesia católica, en un nuevo giro tendiente a suavizar la crisis que se desató con los judíos.

Un comunicado difundido hoy por la secretaría de Estado vaticana aseguró que Williamson -uno de los cuatro obispos ordenados de forma irregular por monseñor Marcel Lefebvre a los que el Papa les levantó la excomunión- debe retirar estas afirmaciones "para ser admitido en las funciones episcopales de la Iglesia".

"Las posiciones de monseñor Williamson sobre la Shoáh (holocausto en hebreo) son absolutamente inaceptables y firmemente rechazadas por el Santo Padre", afirmó el comunicado.

En una entrevista para la televisión sueca, Williamson había dicho que "las evidencias históricas están inmensamente en contra de que seis millones de judíos hayan sido asesinados en cámaras de gas como parte de una política de Adolfo Hitler".

Y agregó: "Creo que no hubo cámaras de gas. Creo que 200.000 o 300.000 judíos murieron en el período nazi en campos de concentración, pero ninguno de ellos en cámaras de gas".

En el texto difundido hoy por el Vaticano se recordó también que el pasado 28 de enero Benedicto XVI "refiriéndose a ese sangriento genocidio, reafirmó su plena e indiscutible solidaridad con nuestros hermanos destinatarios de la Primere Alianza".

En esa ocasión, prosiguió el comunicado, el Papa "afirmó que la memoria de ese terrible genocidio debe llevar la humanidad a reflexionar sobre la imprevisible potencia del mal cuando conquista el corazón del hombre".

Y agregó que la Shoáh sigue siendo "para todos una advertencia contra la negación y el reduccionismo, porque la violencia cometida contra un solo ser humano es violencia contra todos".

La nota subrayó, finalmente, que "el levantamiento de la excomunión ha liberado los cuatro obispos de una pena canónica gravísima, pero no ha cambiado la situación jurídica de la Fraternidad San Pio X que, en el momento actual, no disfruta de ningún reconocimiento canónico de parte de la Iglesia Católica".

Williamson es uno de los cuatro obispos que hace más de 20 años fueron excomulgados y a los que el Papa los aceptó nuevamente, como parte de un esfuerzo para curar viejas heridas con católicos tradicionalistas que, entre otras cosas, se oponían a oficiar la misa en otra lengua que no sea el latín.

Los cuatro prelados habían sido ordenados por el arzobispo disidente francés Marcel Lefebvre, quien se oponía a lo que consideraba reformas liberales dentro de la iglesia. (Telam)

Categorías: Política, Internacional.